¿Qué es la asertividad? De manera muy breve, es saber decir que NO, pero sin ofender ni molestar al otro. Cuánto más asertiva es la persona, más cerca se encuentra del triunfo y, por ende, de la búsqueda de soluciones.

La mediación y la asertividad están condenadas a entenderse, conocer las posiciones, te acerca a las necesidades, por lo que, fundamentar las ideas, mostrar tu interés, ayuda al éxito de la mediación y, en consecuencia, a un acuerdo, que ha evitado un juicio, que las partes decidan y busquen sus soluciones, es mejor que toda la carga judicial recaiga sobre ellos.

La Mediación es viable, prácticamente, en todos los problemas, menores, mayores, de gran envergadura, desde la relación adolescente-progenitores que está alterando la convivencia familiar, así como la mediación como preámbulo al convenio regulador de divorcio, donde las partes podrán por sí solas establecer las bases de lo que, posteriormente,  será su convenio regulador de divorcio y plan de parentalidad que se homologará judicialmente.

Confíe en la Mediación : TODO ES MEDIABLE